sábado, 22 de abril de 2017

Mi Coche

Mi coche tiene dos nombres.
Si voy yo sola, es Grease Lightning.
Si voy a compañada, es El Cocherito Leré.

Hoy iba en Grease Lightning cuando han soltado a todos los HombresInútilesQueSeCreenQueSabenConducirPeroNo.
Y lo digo así porque es cierto, porque se creen que saben más simplemente por el hecho de que yo sea mujer y, además, de llevar la L (pero por poco tiempo).

Tienen esa estúpida manía de adelantarme para luego tener que frenar unos metros delante de mí.
Los motoristas incluso tienen la costumbre de adelantarme por la derecha haciendo zigzags y de frenar cuando me oyen cagarme en el putero de su padre.

Porque esa es otra.
La Chica que Bebe Champú dice que tengo RAGE ROAD, o Furia Carreteril.
No sé por qué lo dirá.
Igual porque a veces, sólo a veces, se me escapan una o dos palabras malsonantes al volante. Nada serio, de verdad.

Cuando voy en El Cocherito Leré me porto bastante bien por eso de causar una buena impresión y tal, pero sí que es cierto que si conduzco el Grease Lightning a veces me flipo un poco a lo fast&furious, pero siempresiempresiempre dentro de los límites, los míos y los de la DGT claro.



jueves, 30 de marzo de 2017

Humor

Con una novela casi terminada y otra empezada, de repente he pensado que igual debería dedicarme al humor.
Hay que verle el lado positivo a todo, me lo ha dicho una niña de diez años.
Lo que pasa es que ahora, si haces humor, si eres pobre, vas a la cárcel.
Y yo soy súper pobre.

Tendré que humorear sólo con la tragedia de mi propia vida, a ver si así me libro de ir a la trena...

Mis novelas no tienen humor, son tristes, son duras y hablan de las carencias que tiene la gente (sobre todo de las que tengo yo). Igual tengo que olvidar todo el rollo ese, pasar de intentar publicarlas y empezar una nueva, una divertida, una que trate sobre todo lo que me ha enseñado Buffy la Cazavampiros, por ejemplo. Aunque luego seguro que el boli se me gira y empiezo con la morriña del WeRock y de que todavía llevo su cd del aniversario en el coche, de que me acuerdo una vez que casi me pegué con un tío que mucho tiempo antes había sido mi mejor amigo pero luego no. O de cuando me declaré al camarero más guapo y más tonto sobre la faz de la tierra.

Seguro que también haré un breve repaso a mi visita al norte, visita exprés en la que me enamoré y me desenamoré y perdí a una amiga, aunque cada día que pasa visito su twitter y me alegro de todos los éxitos que está logrando en su vida porque se los merece.

También haré un capítulo culinario en el que comentaré lo poco que me gusta cocinar y lo bien que se me da hacer risotto con pechugas de pavo marinadas, ajos tiernos y manzana verde.

Ese tipo de tonterías.

Cuando la tenga terminada, la leeré por la radio, como se hacía antes y la gente se reirá y algún editor también lo escuchará y querrá publicarme.

Y entonces me despertaré y me daré cuenta de que todo era mentira, nada es gracioso y está prohibido hacer chistes de fascistas pero no sobre mujeres asesinadas.

martes, 28 de marzo de 2017

Cuando la Chica que Bebe Champú se marchó y me dejó a su gato como prueba de que volvería, se le olvidó advertirme de dos cosas: que el felino también le daba al champú y que era muy fan de destruir cables de auriculares. He tirado tantos cascos que al final he decidido comprarme unos sin cable que se apagan cada vez que me levanto de la silla porque el bluetooth es un poco pufero.

El otro día les conté a unas personas la historia de cómo me hice odiadora de niños y me dijeron que era escalofriante. Personalmente, a mí me parece un relato entrañable, igual porque no conté toda la verdad porque yo juro que casi nunca digo la verdad, la verdad a veces no hace bien y por eso me cuido de soltarla.
Antes se me escapaba con más facilidad pero a la larga ves que a las personas no nos gusta, y es mejor estar en armonía con el universo.

El Gato ahora me mira desde la estantería, tumbado y orgulloso de no haber tenido que cazar su desayuno. Estoy segura de que está deseando que me lave el pelo para darse el atracón de la semana.

La Chica que Bebe Champú nunca me pregunta por él porque sabe que está bien y nada más importa. El otro día hablé con ella y me contó una historia divertidísima sobre otro de sus heartbreaks. A mí no me hizo gracia pero a ella sí y en ese momento recordé que fue ella la que me enseñó a reírme de las calamidades propias.

"No hace falta poner distancia", me dijo una tarde mientras mirábamos el Támesis. Las estatuas de los guerreros estaban casi sumergidas, sólo sus cabezas permanecían secas, desafiantes a las frías aguas. "Busca, del modo que sea, algo en lo horrible que te haya pasado que pueda ser visto de forma menos mala. No te hagas la positiva, las cosas malas, malas son. Pero si las cuentas con un poco de gracia pasarán dos cosas, quizá tres, a saber:
1)La gente pensará que no tienes corazón.
2)La gente pensará que ya lo has superado.
3)Tú empezarás a superarlo. No esperes a superarlo para que deje de doler. Dejará de doler cuando empieces a hablar de ello."
El sol se había ocultado, hacía frío y los jinetes estaban completamente cubiertos por el agua. Las palabras de mi amiga me daban igual y yo no quería hablar del tema. Cada Tema tiene un tipo de importancia para cada persona, y cada persona encuentra su momento de superar su Tema o Temas.

De todo esto me acordé mientras me contaba lo mucho que le dolía el corazón y las ganas que tenía de irse a Indonesia para olvidar. Le dije que eso de olvidar era una cosa muy difícil y casi imposible. Se carcajeó.
"¿Tú te acuerdas de cuando se quemó el restaurante donde trabajábamos? Sí, ¿verdad? Las cosas malas tardan más en borrarse, las buenas, si te descuidas, se quedan en la puerta de embarque."

Quizá tiene razón, quizá por eso todavía se me eriza el vello de los brazos cada vez que me acuerdo de aquello.

martes, 7 de marzo de 2017

Liars

https://www.youtube.com/watch?v=Zdh2hot8rjU





Mistakes, all of us, all the time.
We see them coming and we cannot do anything against them because we know they will happen. 
We see other's mistakes and we think "that would never happen to me" but it's a dirty lie. 
The worst part is when we see our loved ones making terrible mistakes. 
No, they are no THAT terrible, but we think that maybe they could have been avoided, in another world, in another life. 
Baby, think twice. 

miércoles, 22 de febrero de 2017

Lo mío.

Trabajar de lo tuyo y otras mierdas capitalistas.

¿Ya has encontrado de lo tuyo?
¿No te gustaría trabajar alguna vez de lo tuyo?
¿No has pensado en ponerte a estudiar oposiciones para...................................................................................
..............................................................................................
............................................................................................................
............
................
.....................
...........................
....................................


TRABAJAR DE LO TUYO?