lunes, 11 de septiembre de 2017

Si yo fuera una loca...

¿Qué hacer cuando te das cuenta de que no sólo vives en un mundo falocéntrico, patriarcal y machista, si no que, además, la mitad del mundo que lleva el mando, los falocéntricos, patriarcales y machistas son odiadores de mujeres? ¿Qué haces cuando te das cuenta de que eres odiada por ser XX en vez de XY?

Cuando llegue el momento y a nosotras nos quiten las cuentas bancarias, ellos se encogerán de hombros, dirán que lo sienten, que tendrían haber hecho algo, PERO SÓLO SE ENCOGERÁN DE HOMBROS.


El otro día la Chica que Bebe Champú me dijo que por fin entendía a su madre.
"Siempre había visto a mi madre como a una amargada que odiaba a los hombres", comentó después de darle un sorbo a su cerveza. "Pero ahora, después de mi día a día, después de discutir-siempre en vano-con tíos que me acusan indirectamente de querer casarme con un rico para quedarme con su fortuna (porque todas las tías lo hacen), no sé pero creo que mi madre no estaba amargada, si no cansada. Porque yo lo estoy. Estoy física y emocionalmente cansada".

Dejé que mi amiga hablara porque lo necesitaba y porque estaba diciendo en voz alta lo que yo misma pensaba.

"Hace unos días discutí con uno", continuó tras unos minutos, "que me dijo que Woody Allen no hacía nada malo por tener fotografías de su hijastra de 19 años, desnuda. Que no había hecho nada malo por casarse con ella y que, además, su ex (Mia Farrow), estaba LOCA. Claro, me dejó un poco LOCA, claro, claro. El darme cuenta de que, hagamos lo que hagamos, no sólo estamos LOCAS, si no que somos unas LOCAS. Es muy diferente ser que estar, ¿sabes? Pero nosotrAs SOMOS UNAS LOCAS. Tía, ¿sabes lo que haría yo si estuviera LOCA? Mejor no pensarlo, yo lo pienso TODO EL TIEMPO, pienso en dejar la LOCURA momentánea y pasar a una permanente.
Para ese ser con el que hablaba probablemente yo, su esposa, su hija, su madre, y todas las féminas del mundo lo somos no lo estamos. Si yo fuera una LOCA..., te lo juro, no te voy a decir lo que a veces se me pasa por la cabeza..., yo qué sé, igual si fuera una LOCA, como poco, les diría gilipolleces a los tíos por la calle sin ser preguntada, les tiraría besos, les enseñaría mis genitales, les llamaría estrechos por no sonreírme, les seguiría por la calle..., qué se yo lo qué haría si FUERA y no lo ESTUVIERA..."

La Chica que Bebe Champú tenía los ojos completamente anegados en lágrimas y, para mi sorpresa, me di cuenta de que yo también. Me di cuenta de que estamos en una guerra y de que a veces la presión es tal que no podemos hacer otra cosa que llorar furtivamente en nuestras casas, rodeadas de sororidad.

Soltar dos o tres lágrimas es lo único que podemos hacer en esos momentos puntuales de frustración porque, si fuéramos unas LOCAS..., me cagüendios si fuéramos unas LOCAS.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Se chove...

Ahora que hemos vuelto al verano con un ligero toque a brisa marina y pegajosa, tenemos morriña de los microclimas gallegos, del verano pasado por agua, del pulpo a feira, de la estrella; de los lugareños dando indicaciones en carreteras verticales que suben por montañas llenas de coníferas, las cuales nunca estuvieron pensadas para que un coche, una persona de Castilla la vieja y otra de algún punto de la Corona de Aragón anduviesen por ellas.

Nos encontramos esto y supimos que íbamos por el camino adecuado.





Nada mejor para terminar este mes viajero que unas nubes y una pequeña hoguera en lo alto de nuestra casa. El Gato que Bebe Champú dice que si puede subir a mirar, pero con tanto petardo está un poco asustado y no tiene claro que quiere.

La Chica que Bebe Champú está en estos momentos esperando el avión que la llevará al Norte y al Invierno que, imparable, se acerca para facilitarnos la puesta de nuestros abrigos nuevos. Vamos a leernos juntas The Golden Notebook, de Doris Lessing. Conocimos a esta autora en alguna clase de Literatura impartida por una mujer que nos hacía mecanografiar los apuntes que ella misma narraba, añadirle fotos bonitas y pies de página y encuadernarlos. Así que quizá ya va siendo hora de leer a Doris.

Y se chove que chova. 

lunes, 21 de agosto de 2017

Verano 2.Lo.Que.Sea

Han sido dos semanas muy interesantes en las que he descubierto que han cerrado uno de mis restaurantes favoritos y eso me ha puesto triste pero he sobrevivido.
Han sido dos semanas de cata profesional de helados de chocolate, siendo el ganador uno de sorbete de chocolate negro con sal marina en un maravilloso lugar llamado UDDERLICIOUS en Earlham St.
No puedo adjuntar foto de la obra de arte culinaria porque me lo comí antes.

He conseguido ir a sitios en los que no había estado, AUNQUE me he dejado OTRA VEZ, doscientos sin ver, o más. Lo que sí que he visto ha sido mucha happy hour y tengo moratones que lo demuestran. Mis Nandocas dicen que había un bordillo peligroso, pero yo creo que todo ocurrió cuando les demostraba mis dotes de taekwondera.

He tenido la suerte de visitar el Buckingham Palace por dentro gracias a la Chica que Bebe Champú, aunque no tengo fotos porque estaba prohibido. Como si los salones y los oros y las mierdas ostentosas no salieran en The Crown.

También he estado en un templo hindú la hostia de grande en el que explican por qué el hinduismo es la mejor religión. Como si religión y mejor pudieran ir de la mano.

Pero a ver, lo mejor mejor fue cuando me encontré esta cosa de Lora Zombie en Shoreditch. ¿Hola?


Sí, eso y cuando entramos en una librería que se llamaba Librería.

No, espera, lo mejor fue cuando me obligaba todo el mundo a dejar propina en contra de mi voluntad, porque los españoles en Londres se han olvidado de que eso de dejar propina a los camareros es una cosa OPTATIVA Y VOLUNTARIA.
¿Tú dejas propina a la policía, bomberos, profesores, barrenderos, médicas, enfermeros, libreros por hacer SU PUTO TRABAJO?
Yo tampoco. A mí no me dan propina cuando acabo una clase sobre los phrasal verbs, ¿por qué, entonces, le iba a dejar a un señor que está haciendo un tour GRATUITO una propina de 5 sucias libras? Si quiere cobrar, sorry, que se haga autónomo y que se monte una cosa de esas de guías turísiticas.
COJONES.

Total, que un día, en una charity, me encontré un libro que se llama "Hot Feminist" de Polly Vernon y gracias a este libro y gracias a Polly me estoy deconstruyendo. No siempre estoy de acuerdo con lo que dice, pero eso está bien, creedme. Es un ejercicio duro, sano y satisfactorio.


Ya en otro rato os cuento cosas sobre la peli que vi ayer, en la que se vuelve a usar a una Manic Pixie Dream Girl para que el chico crezca interiormente.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Verano 2.1.

He conseguido combinar las vacaciones con dos libros y tres películas.
En el vuelo de ida empecé The handmaid's tale con pocas esperanzas, pero luego en los viajes de metro, tres días después, me lo terminé. Entonces, la Chica que Bebe Champú me prestó The perks of being a wallflower (de Stephen Chbosky). Había visto la película, pero el libro es mucho mejor, como siempre, y me hizo recordar esto, que siempre es importante.

Hoy ha sido un típico día de verano inglés: está lloviendo tanto que algunas líneas de metro han sido cortadas o retrasadas. Nos hemos visto obligadas a quedarnos en casa, a comer pizza y palomitas y a beber una deliciosa sidra de fresa y lima. Todo esto, mientras veíamos Kingsman:the secret service, Shark tale y Trainwreck.
Podría dar muchos detalles estúpidos, pero iré a lo que de verdad ME importa.
Cuando vi Kingsman me gustó mucho. Esta tarde me he dado cuenta de que no es más que otra mierda machista. Volveré sobre esto más adelante.
No voy a decir nada de Shark tale, porque también es machista pero un poco menos, si no que voy a pasar directamente a Trainwreck, una película que empieza genial, con una Amy Schumer irónica y divertida. Luego la cosa se jode, cuando conoce a un tío majete que parece eso, majete, y que le dice que bebe demasiado y entonces ella tira todas sus botellas a la basura y se aprende un baile de animadoras para demostrarle lo mucho que le quiere y él le dice que no hacía falta pero el caso es que ella ya ha hecho el ridículo y ha enseñado cacha. Aparte de todo esto, la prota tiene una hermana que está casada y es madrastra del hijo de su marido, Y está embarazada de su marido, y a la prota le da envidia-asco y a veces discuten, pero el hecho de que su padre fuera un mierdas que engañaba a su madre y que lo justificaba, a las dos les parece bien (igual a la hermana no tanto, pero no se profundiza demasiado).

En cuanto a Kingsman, ¿qué decir? Es muuuuy entretenida y el chico protagonista es un marginado al que un pijo salva y le modifica el acento como en My fair lady y también le enseña a usar muchas armas y patadas de taekwondo y a salvar princesas a cambio de que ellas SE DEJEN DAR POR CULO. Muy interesante todo. En realidad, estoy esperando a que salga la segunda parte para ver más de lo mismo y poder decir: ya no tengo gafas moradas, mis ojos se han vuelto morados.

Mañana parece que no va a llover así que por fin podremos salir a la calle y hacer de turistas.

p.d. Estoy deseando ver Atomic Blonde a ver qué se inventan.

lunes, 24 de julio de 2017

Verano 2.0

Eso de escribir parece que se me ha vuelto a pasar, aunque a veces me encuentro a mí misma sumida en conversaciones que tendrían mis personajes entre ellas y ellos, pero por lo demás, todo bien. Supongo que pronto me apetecerá coger el boli de nuevo.

Lo bueno es que estoy a punto de terminar los cuentos (perturbadores, bien construidos, escalofriantes, realistas...) del librito de Cortázar del que ya hablé, y que lleva por título "Las armas secretas y otros relatos".

Para el libro de principios de agosto todavía estoy buscándome banda sonora. Aún no lo he empezado claro, pero me parece que "It's my life", de No doubt le iría bien, siendo la novela "The handmaid's tale", de Margaret Atwood.
Quizá ahora tengo las expectativas demasiado altas y luego no me gusta, pero espero estar equivocada.


No sé, estoy en un momento muy delicado porque la Chica que Bebe Champú ha perdido a un ser muy querido y no sé cómo fluctuar a su alrededor. Con suerte, le pagaré el viaje para que me haga una visita fugaz y así podré aplicarle la terapia de la playa, del licor de arroz, dejaré que conduzca a Greaselightning y poco a poco la herida se hará más soportable. Al menos, eso espero.